Los beneficios de bailar

Asistir a clases de baile nos reporta innumerables beneficios físicos y psíquicos
beneficios de bailar

Lenguaje corporal

Los beneficios de bailar son incontables. Los producidos a nivel cerebral, son los más desconocidos.

En la época prehistórica, comunicarse a través del lenguaje corporal era más importante que hacerlo de forma verbal, ya que los recursos que teníamos relacionados con el habla eran prácticamente nulos.

Incluso los animales se expresan corporalmente entre ellos para mostrar: hambre, rabia, sumisión, liderazgo, alegría… Es por ello que la expresión corporal anterior a la danza habita en los animales y los humanos desde que estamos en la tierra. Es un lenguaje ancestral e inherente a todos los seres vivos, que ha ido evolucionando a la par que la propia evolución de las especies.

Tipos de ejercicio

Si estás buscando realizar una rutina de ejercicio equilibrada, la danza es una de las mejores opciones. Has de tener en cuenta tres componentes: ejercicio aeróbico, de fuerza y de flexibilidad.

Ejercicios aeróbicos

Para mantener el corazón en forma has de practicar ejercicios aeróbicos. Por ejercicio aeróbico se entiende cualquier tipo de actividad que haga a tu corazón latir más rápido y que necesites respirar más deprisa, eso conduce a que tus músculos utilicen oxígeno.

Si realizas ese tipo de ejercicios regularmente, tu corazón se hará más fuerte el corazón y el oxígeno llegará mejor a todas las partes de tu cuerpo.

Los expertos recomiendan hacer un mínimo de tres sesiones de 60 minutos de actividad física vigorosa por semana. Las clases de danza que impartimos en la academia con más actividad cardiovascular son: samba, danza afro brasileña y maracatú.

Ejercicios de fuerza

Si ejercitas los músculos regularmente y los fortaleces, conseguirás estar activo durante períodos de tiempo más largos sin llegar a agotarte. Unos músculos fuertes protegen las articulaciones durante la práctica del ejercicio y previenen lesiones.

Por otro lado, el músculo quema más energía que la grasa al estar en reposo, de modo que desarrollar los músculos hará que quemes más calorías y te ayudará a mantener un peso equilibrado.

Bailar aumenta la fuerza, obligando a los músculos a resistirse contra el propio peso del cuerpo.

Cada una de las danzas que enseñamos en la escuela de baile fortalece la mayoría de grupos musculares, pero si tenemos que dividirlo en diferentes categorías, podríamos hacerlo de la siguiente forma:

lista-escuela-baile  Brazos: bollywood, burlesque y striptease

lista-escuela-baile  Piernas: samba, danza afro brasileña y maracatú

lista-escuela-baile  Abdomen: danza del vientre, sexy chair y danza polinesia

Ejercicios de flexibilidad

Además de fortalecer el corazón y los músculos, el ejercicio también ayuda a mantener el cuerpo flexible, lo cual se traduce, en que tanto los músculos como las articulaciones se estiren y doblen con mayor facilidad.

Un cuerpo flexible no tiene que preocuparse tanto por distensiones o esguinces. Calentar y estirar, antes y después de ejercitar una actividad física, incrementa notablemente la flexibilidad.

Es por ello que en cada una de nuestras clases de baile realizamos ejercicios específicos en función del área que vayamos a trabajar. Por otro lado, la danza en sí misma es una de las actividades que más desarrolla la flexibilidad.

4 cosas que le ocurren a tu mente cuando bailas

lista-escuela-baile  Bailar estimula las áreas cerebrales que regulan la memoria, el estado de ánimo y la coordinación del cuerpo.

lista-escuela-baile  Refuerza los patrones mentales de movimiento y coordinación con la repetición de los pasos aprendidos.

lista-escuela-baile  Libera endorfinas, lo que reduce la ansiedad, el estrés o los estados depresivos.

lista-escuela-baile  Aumenta la oxigenación cerebral, ello favorece la concentración, la atención y la memoria.

La Escuela de Medicina Albert Einstein en Nueva York, reveló un estudio afirmando que bailar puede revertir la pérdida de volumen del hipocampo.

Una estructura cerebral clave para la memoria que encoge con los años, provocando problemas de memoria que pueden degenerar en demencias.

Demostraron que el esfuerzo físico y mental que requiere el baile, aumenta la memoria y reduce el riesgo de padecer demencia, esto indica que bailar protege el cerebro a largo plazo.

Para llegar a esta conclusión, compararon la danza con otras actividades mentales como leer, resolver crucigramas… Y con otras actividades físicas como montar en bicicleta o correr.

Según los resultados, mientras los crucigramas disminuyen un 47% el riesgo de demencia, bailar de manera habitual lo reduce hasta en un 76%.

Los beneficios de bailar

Te ayuda a conectar contigo mismo

Bailando despiertas emociones y fantasías a través del movimiento. Eso facilita la expresión de sensaciones, emociones, sentimientos y distintos estados de ánimo de una forma natural y desinhibida.

Nos ayuda a conectar con nosotros mismos y con las emociones que reprimimos. Bailando podemos canalizarlas de forma saludable, ayudándonos a mantener control emocional en nuestro día a día.

Al ser una forma de expresión creativa, conectamos con nuestro yo interno, potenciando y fomentando toda la espontaneidad y la creatividad que llevamos dentro.

Te ayuda a conectar con los demás

Bailar es una actividad social que nos proporciona muchas oportunidades para relacionarnos con otras personas. Asistir a clases de baile mejora nuestras relaciones interpersonales.

La clase de baile es un punto de encuentro para hacer amistades y mejorar desarrollar nuestras habilidades sociales.

Estimula el sistema nervioso central y la actividad cerebral mucho más que otras disciplinas. Eso se debe, a que al tratarse de una actividad social, el reporte emocional es mucho mayor.

Mejora tu estado de ánimo

Bailar es una distracción placentera y relajante que prácticamente hace disfrutar a todo el mundo. Si observamos a una persona bailando es probable que tenga una sonrisa en la cara.

Al ser una distracción, ayuda a que la mente no de atención a los problemas y preocupaciones que tenemos. Consigue que eliminemos los pensamientos negativos, y reduzcamos el estado de tensión y estrés. Ello nos proporciona una sensación de bienestar.

Bailar ayuda a canalizar la adrenalina y reporta alegría, aumenta la vitalidad, la motivación y la ilusión por la vida. Ello nos convierte en personas más positivas.

Aumenta la autoestima y la seguridad en ti mismo

Bailar ayuda a establecer relaciones con otras personas, y mantener buenos lazos afectivos y sociabilizar, aumenta la autoestima y las actitudes positivas ante la vida.

Las clases de baile son una poderosa herramienta para vencer la timidez y el miedo al ridículo.

Otro de los factores que influyen para ganar seguridad en nosotros mismos, es la sensación de triunfo que se obtiene al conseguir dominar un paso de baile.

La persona lo vive como un logro y cada uno de esos logros refuerza positivamente la autoimagen, trasladando esa confianza a varios aspectos de nuestra vida.

Incrementa tu inteligencia y previene el envejecimiento cerebral

Los bailes estructurados requieren memorizar pasos, para ello hemos de estar atentos y concentrados. Esa concentración proporciona desafíos mentales claves para mantener la agilidad mental y la salud cerebral.

Vivir significa tomar decisiones y mientras bailamos tomamos decisiones rápidas constantemente. El acto de bailar hace que el cerebro se reinvente continuamente lo que provoca que las neuronas estén muy activas.

La danza improvisada nos permite enfrentarnos mejor a problemas en los que haya múltiples soluciones (pensamiento divergente).

Una danza estructurada contiene movimientos precisos. Ello hace que la mente ejercite el pensamiento convergente. Es decir, la capacidad para resolver problemas en los que tengamos que encontrar una única respuesta.

Cuando aprendemos a bailar y vamos enlazando nuevos pasos, aumenta nuestra sinapsis neuronal. Hecho que conduce a un aumento de la inteligencia.