Burlesque

La danza burlesca enfatiza en la feminidad y la sensualidad.
clases de burlesque en San Sebastián

¿Qué es el burlesque?

Hablar de burlesque es remontarse al período de entreguerras con Liza Minnelli en Cabaret, a la elegancia de Marlene Dietrich en la época de la Segunda Guerra Mundial, o al musical Chicago de hace unos años, entre otros.

Los temas musicales y papeles que se representan son muy variados, por ello; es importante trabajar la versatilidad para poder cambiar rápidamente de registro.

¡Que comience el show!

El burlesque es un espectáculo de varieté nacido en Vaudeville. En 1893, Little Egypt, una bailarina de danza oriental, bailó en la feria del Chicago World’s. Fue tal la sensación que causó su espectáculo que muchas chicas quisieron seguir sus pasos.

Con el paso del tiempo, los complejos movimientos de la danza oriental se fueron simplificando hasta derivar en una danza al alcance de todas las mujeres.

Ésta se convirtió en uno de los principales actos de entretenimiento. Fue así que surgió el show de burlesque. Incluía magia, baile, comediantes, cantantes y parodia.

Bailando burlesque

Bailar burlesque requiere una buena autoestima y poco sentido del ridículo. Aunque al principio te sientas un poco cortada, poco a poco irás aprendiendo a relajarte y a dejarte llevar.

Descubrirás que es un baile muy divertido y creativo, y te sorprenderá la cantidad de facetas que tienes y no sabías. Las clases de burlesque sacarán la artista que llevas dentro.

Hablar de burlesque es hablar de glamour. De chicas pin-up y divas del cine de los años 40.

Es pensar en corsés, lencería fina, zapatos de tacón, plumas, lentejuelas, abanicos, antifaces y mucho brillo.

La seducción sofisticada

A pesar de que muchas personas lo relacionan con el striptease, no fue hasta el año 1920 que se introdujo el desnudo como parte del espectáculo.

El burlesque enfatiza en la feminidad y la sensualidad. Es un sofisticado arte de seducción.

Una buena bailarina de burlesque no se desnuda por completo ya que la finalidad no está en el nudismo en sí y sí en la seducción. Es equivocado pensar que por enseñar más vamos a ser más seductoras.

Es importante saber elegir bien la música ya que ha de ser muy sugerente. También hay que saber aprovechar bien todo el espacio.

Muévete de un lado a otro, de esa forma captarás mucha más atención. Si en algún momento te quedas parada, utiliza las manos. Acaríciate, tócate el pelo… Las manos tienen una gran carga sensual.

El burlesque como herramienta

A pesar de que a nivel físico se trabaja mucho la coordinación, la expresión, el ritmo y la flexibilidad; los mayores beneficios del burlesque se dan a otro nivel.

Las clases de burlesque ponen de manifiesto que la naturalidad es el único camino a lo sensual.

Al ser la interpretación un aspecto fundamental del mismo, es importante sentirnos a gusto con nuestro cuerpo. La consigna es: ¡Fuera vergüenza y limitaciones! Es nuestro momento de liberación.

Y en el momento que comience a sonar la música hay que dejar de lado todo lo que nos incomoda y dar lo mejor de nosotras mismas.

Lo importante es que independientemente de la edad o el cuerpo que tengamos, si mantenemos una actitud positiva y una mentalidad abierta vamos a sacar mucho provecho de estas clases.

Cuando empieces a relajarte, empezarás a divertirte y eso te ayudará a exteriorizar tu faceta más sensual y privada.