El Espíritu Aloha

Una filosofía de vida basada en el amor
el espíritu aloha

El Espíritu Aloha

El espíritu aloha hace alusión al carácter amistoso de los hawaianos. En otras palabras, es el alma de las islas.

No se trata tanto de un sentimiento como de una actitud ante la vida. Es elegir ser amable y bondadoso con los demás independientemente de cómo sean con nosotros.

Aloha es una palabra sagrada utilizada en Hawai a modo de saludo o como muestra de respeto. Se compone del término “alo” (estar presente) y “ha” (energía vital o inspiración divina). De modo que cuando nos saludamos, estamos reconociendo la presencia divina del otro.

Sintonizar con el espíritu aloha requiere habilidad para mantener una vibración amorosa constante. Un amor incondicional que se extiende tanto a los seres vivos, como a la naturaleza o el cosmos.

Implica ser consciente de que formamos parte de un todo. Saber que el propio bienestar sólo se consigue a través del bienestar de los que nos rodean.

Vivir en el espíritu de aloha es expresar la alegría de compartir aquí y ahora. Entender el amor como un acto desinteresado y ofrecerlo sin esperar nada a cambio.

Compartir esta vibración amorosa, nos sintoniza con lo que los hawaianos llaman mana (el poder divino). Consiste en transformar la diferencia en afinidad, unir en lugar de separar, perdonar cuando nos hayan herido.

La base del espíritu aloha reside en desarrollar una actitud amorosa y consciente por tu entorno. Comprender que todos somos uno y concentrarnos en dar y recibir energía positiva con alegría.

Desatar nuestro espíritu luchador para vencer obstáculos y conquista victorias, donde otros han fallado.

Aloha

En resumen, aloha es mucho más que un saludo. Es una fórmula poderosa para equilibrar mente y cuerpo.

Fórmula que también nos ayuda a enfrentar problemas, cumplir objetivos y evolucionar internamente.

El término aloha también se combina con otras palabras. Aloha kakahiaka (buenos días), aloha auinala (buenas tardes) y aloha ahiahi (buenas noches).

La práctica continuada del espíritu aloha nos lleva a la conquista de la felicidad, prosperidad y éxito personales.

Los 7 pilares de la Filosofía Huna

Ike: Principio de la percepción

El mundo es lo que crees que es. La forma que tienes de entender el mundo conforma tu realidad. Si cambias tu pensamiento, cambias el mundo.

Según los antiguos kahuna (chamanes hawaianos), el espíritu aloha es el camino para alcanzar la perfección espiritual.

Lo que en otras cultural se entiende por iluminación, para los kahuna significa expresar amor en todo momento y circunstancia.

Huna significa oculto o secreto, en referencia a lo que no se ve a primera vista. Una filosofía que interpreta el mundo según las leyes universales.

Es decir, una manera de entender el papel trascendental del ser humano en la creación.

Esta antigua sabiduría hawaiana se resume en 7 principios básicos para alcanzar la transformación personal.

Kala: Principio de no dualidad

No existen límites. Tu sistema de creencias por el cual te riges, limita y define tus objetivos.

Podemos aceptar el fracaso porque forma parte de nuestra condición humana, lo que no podemos aceptar es no intentarlo por no vernos capaces.

Si piensas a lo grande conseguirás grandes logros. Si piensas en pequeño estarás limitando tu capacidad de alcanzar lo que deseas.

Makia: Principio de la focalización

La energía fluye hacia donde diriges tu atención. Los kahunas entienden que todo pensamiento se materializa.

Nada es ni bueno, ni malo, depende del significado que tú le des. Dar vueltas a las preocupaciones nos lleva a crear una vida desdichada.

Sin embargo, enfrentar los problemas como oportunidades, transforma esa energía negativa en positiva.

Manawa: Principio del momento presente

El momento es ahora. El ser humano tiende a pensar que el tiempo es infinito y por ello posterga muchas cosas.

Es ahora que tienes la oportunidad de eliminar las creencias que te limitan. Hoy es el día para plantar las semillas del futuro que tanto anhelas.

Aloha: Principio del amor

Amar es ser feliz. La humanidad es fruto del amor entre dos personas. Aceptar este principio te permite vivir en un estado de felicidad.

Reconocer a los demás como seres amorosos nos hace dejar de juzgarlos.

Mana: Principio de la fé

El poder está en nuestro interior. No esperes una intervención divina para modificar tu realidad, tu vida depende de ti.

Nadie tiene poder sobre tu destino a menos que tú se lo des. Ello supone dejar de culpar a los demás y hacerte responsable de tus actos.

Pono: Principio de la flexibilidad

La verdad está en lo efectivo. Toda verdad es subjetiva. No existe ninguna verdad absoluta, tan sólo varias versiones de la misma.

Este principio nos recuerda que la verdad es algo individual. La autenticidad de tus acciones se demuestra en función de sus resultados.

Hay varias formas de hacer las cosas, simplemente opta por la que funcione.